Los tres estadios que necesitan cambiarse urgente en la MLB

Con la apertura del SunTrust Park de los Bravos de Atlanta, las Grandes Ligas se ha copado con estadios modernos y renovados, pero a pesar de esta ola renovadora que desde principio de los 2000 ha estado cambiando la cara de los equipos y en sí adecuándose a los proyectos urbanísticos de la ciudades, aún permanecen estadios que a simple vista dan la sensación de se quedaron en el pasado generando grandes interrogantes, comenzando por las instalaciones antiguas para albergar a sus aficionados, prensa y jugadores, así como las pocas atracciones en comparación con los demás parques de la actualidad.

Simplemente ver estos estadios denotan que deben renovarse o en algunos casos demolerse, una situación que muchas veces se extiende debido a la ecomonía de los equipos o alguna negativa de la ciudad y gobiernos locales para invertir en nuevas estructuras.

Coliseo de los Atléticos de Oakland

Iniciamos con el caso de los Atléticos de Oakland en el Coliseo que comparten con los Raiders (equipo NFL). Ya de por sí es un problema de logística como también en su aspecto el tener que transformar el terreno para las diferentes disciplinas, una situación que también vivió por mucho tiempo el equipo de los Marlins de la Florida en el Sun Life junto a los Dolphins.

El O.co Coliseum (hasta 2016) de la ciudad californiana fue estrenado en 1966 por el equipo de futbol americano y más tarde en 1968 por los Atléticos de Oakland. Un estadio con capacidad para 34,077 y que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los estadios menos visitados por los aficionados.

El equipo ya ha dejado saber en voz de su presidente Dave Kaval que su prioridad es cambiarse a un nuevo estadio:

“Necesitamos encontrar una nueva localidad para construir un verdadero estadio para el equipo. Con los fines de cambiar nuestra capacidad de gasto en nómina y pasar a un siguiente nivel, lo cual daría mejores resultados a los Atléticos.”

Localización: Oakland, California

Superficie: Pasto

Capacidad: 34,077 espectadores

Apertura: 1966

Tropicana Field de los Rays de Tampa

El estadio de los Rays es el único domo vigente en las Grandes Ligas. Otros equipos cambiaron estructuras similares (hace muchos años) como el caso de los Marineros de Seattle y los Mellizos de Minnesota, lo que evidencia que el estadio de este modesto equipo debe ser cambiado. La situación se ha intensificado por la inoperancia del equipo para lograr un acuerdo en el que la ciudad pueda ofrecer un nuevo estadio, ya en 2015 la MLB estaba considerando buscar una salida para el equipo e incluso se habla de un cambio de ciudad.

El Tropicana Field fue inaugurado en 1990 con el nombre de Florida Suncoast Dome con el fin de atraer un equipo de MLB, pero no fue hasta 1998 que el equipo que en ese entonces se llamaba Devils Rays de Tampa Bay debutó en el domo con capacidad para 42,735 espectadores pero que en la actualidad tiene una de las menores asistencias de toda la MLB.

Localización: San Petersburgo, Florida

Superficie: FieldTurf

Capacidad: 42,735 espectadores

Apertura: 1990

Roger Centre de los Azulejos de Toronto

Los canadienses pueden decir que tienen un estadio con historias memorables, un escenario que vio en 1992 y 1993 a su equipo ganar dos Series Mundiales y como olvidar el famoso jonrón de Joe Carter en el sexto partido para darle el título ante los Filis de Filadelfia en 1993.

En cuestión el Roger Centre (SkyDome anteriormente) para el 1989 fue un estadio revolucionario, el primero con techo retráctil y un hotel con 348 habitaciones, 70 de las cuales tienen vista hacia el campo, lo cual en su momento se catalogaba como una obra maestra de la ingeniería al igual que su enorme pantalla lo cual suponía un avance tecnológico importante. Pero 28 años después el escenario donde también se disputan partidos de futbol e incluso en un momento los Raptors de Toronto disputaron partidos a finales de los noventa, a claras luces necesita remodelaciones importantes o simplemente que el equipo canadiense se mude a una nueva casa.

Localización: Toronto, Canadá

Superficie: Césped

Capacidad: 40,000 espectadores

Apertura: 1989