La ansiada Serie Mundial para los Astros de Houston esta temporada

En 2013 el equipo tejano se mudada a la liga más reñida según muchos. La Liga Americana se caracteriza por ser la cantera de grandes bateadores y la Nacional por su grandes figuras en el pitcheo. En este escenario es que unos hundidos Astros de Houston se cambiaban de bando para lograr nivelar ambas ligas con 15 equipos.

Por supuesto un equipo que llega la División Oeste de la Liga Americana no lo tendría muy fácil, así se mostró con el 57-105 que firmaron en la temporada. A partir de esa actuación el equipo obviamente desde hace un par de años se encontraba en reconstrucción, en esencia con jugadores jóvenes y uno que otro veterano.

La reconstrucción brindó sus frutos en 2015 cuando el equipo cosechó un récord de 86-76 llevándose el Wild Card y disputando la Serie Divisional con unos motivados Reales de Kansas City que se impusieron 3-2. Estos resultados arrojaron grandes expectativas para el 2016 conformado por precoces estrellas representadas en José Altuve, Carlos Correa, Marwin González, Jason Castro y un cuerpo de lanzadores compuestos por Dallas Keuchel, Doug Fister, Collin McHugh, entre otros.

Decepción a medias

El equipo tras esas grandes expectativas, no pudo llenarlas, aunque terminaron por encima de .500 (84-78) no fue suficiente para sacar cabeza del tercer puesto de la División y quedaron fuera de post temporada. Sin embargo la motivación del equipo se mantenía intacta por ver como promesas llegaban a su más alto rendimiento contrastando con el cuerpo de lanzadores que presentó mucha inconsistencia.

Tras una temporada llena de pronósticos que no acertaron, incluso se le veía como serios candidatos a la Serie Mundial, el 2017 fue más reservado para los analistas pues sobre el papel algunos nombres pesaban como la inclusión de Yunieski Gurriel, Carlos Beltran o Brian McCann, pero otros generaban dudas principalmente en el bullpen solo con destacables como Chris Devenski o Will Harris.

Apostando a la suerte

El béisbol se caracteriza por ser un deporte impredecible, aunque muchos están de acuerdo que el equipo que tiene buen pitcheo llega lejos, pero desde el año 2000 ningún equipo ha logrado ganar la Serie Mundial de manera consecutiva, una evidencia es el inicio que están teniendo los Cachorros de Chicago tras arrasar en la pasada campaña. Por supuesto falta mucho para octubre pero puede ser una muestra de que podríamos ver dos nuevos pretendientes al título, tal ves una serie Astros de Houston contra Nacionales de Washington, lo que coincide con el lugar es sus respectivas divisiones donde ninguno de sus contrincantes juega por encima de .500.

Quién sabe, toca esperar y seguir de cerca el desarrollo de equipos que han iniciado de manera explosiva como los Yankees de Nueva York o los Orioles de Baltimore.

Dejando todo bajo el criterio de que el béisbol y la política son impredecibles podrían estos Astros de Houston aspirar a esa ansiada Serie Mundial.

Serie Mundial de 2005

AL Chicago White Sox (4) vs. NL Houston Astros (0)