El buen inicio de los Yankees no se refleja en la venta de taquillas

Los Yankees de Nueva York están teniendo un inicio de temporada como nunca. El equipo del bronx cuenta con un récord de 27-17 siendo el segundo mejor de la Liga Americana detrás de los Astros de Houston. Un Aroon Judge brindando grandes momentos y un núcleo joven que se percibe como el renacer de la franquicia mas valiosa de toda las Grandes Ligas.

Sin embargo a pesar de estos buenos resultados aún el equipo no saca pié en lo que asistencia de sus fanáticos se refiere. Según datos publicados por el New York Times desde 2009 cuando se inauguró el nuevo Yankee Stadium habían reportado hasta $166 millones de dólares en pérdidas en lo que a venta de taquillas y suites se refiere.

En las últimas 7 temporadas se reporta una pérdida del 42% en taquillas y abonados, aunando a estos datos que para el primer trimestre de esta temporada 2017 la asistencia ya es menor que el año pasado, convirtiendo los contratos televisivos, radio y licencias de mercancía, entre otros, en el activo más fuerte para incluso la gran mayoría de equipos de la MLB, destacando que no todo es malo ya que esta baja en la asistencia puede reflejarse en un disminución de la cuota que se reparten entre los 30 equipos.

Un público que cambia

El fanático joven se torna en el objetivo principal para una de las franquicias más prestigiosas del deporte, aunque han tenido dificultades para conectar con dicho público debido a su ausencia en la Serie Mundial e incluso postemporada en tres de los últimos cuatro años.

Los milenials se convierten en un objetivo difícil de conectar

A pesar de estas pérdidas los Yankees siguen teniendo una de las nóminas más altas de todas las Mayores, con $212 millones de dólares, terceros con mayores gastos detrás de los Dodgers y los Tigres de Detroit, una situación que el mandamás Steinbrenner indicó que buscarán para 2018 reducir y evitar el impuesto de lujo, un impuesto que pagan desde que se implementó en 2003.

$27.4 millones de dólares en 2016 por concepto de Impuesto de Lujo

La gerencia del equipo obviamente mantiene estas expectativas de gastos relacionadas directamente con lo que se requiera en el momento, por lo que no sería extraño que si el equipo debe incurrir en gastos acostumbrados lo hará. Otro detalle importante es que los principales acuerdos que ha realizado el equipo para futuro tienen mucho que ver con la financiación del estadio, por supuesto que esta baja en la venta de boletas no ayuda y que muchos medios han indicado que puede deberse a los altos precios.

Varios analistas y conocedores de la administración deportiva se refieren a los precios de las taquillas desde que el nuevo estadio se construyó como un valor agregado, a más inversión pues mejores resultados, pero no necesariamente los aficionados han tenido ese premio por pagar más.

Sin dudas el factor político en Estados Unidos tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, afecta a todos los aspectos de la vida americana, algo que se evidencia en lo que concierne a la financiación de bonos por parte del equipo, quién decidió postergar este movimiento debido a que sus previsiones de ahorros se vieron afectadas.

El inicio de temporada para los asistentes al Yankee Stadium también se ha visto afectado por algunas lluvias en partidos cruciales, además la baja con respecto al año pasado puede deberse a que aún no han recibido al equipo de los Medias Rojas de Boston.

$14 millones de dólares en pérdidas en relación al trimestre de 2016

Una reconstrucción joven

El equipo tras caer eliminados en 2015 por los Astros de Houston claramente necesitaba nuevas caras, viendo como el polémico Alex Rodriguez era el jugador de más renombre los ejecutivos buscaban soluciones a futuro y un cambio e incluso parte del equipo gerencial se dedicó a estudiar los cambios en el mercado, visitando estadios, analizando estrategias y contratando expertos con el fin de conectar con un público de 35 años o menos.

Entre esos cambios están la eliminación de 2,100 asientos con mala vista en el jardín central y crearon entornos similares a los estadios actuales, nuevas ofertas de entrada por hasta $15 dólares y realizando cambios en la dirección de sus redes sociales con el fin de conectar a ese preciado público joven.

En 2017 han registrado una asistencia promedio de 34,642 espectadores para una disminución de 12,000 desde que se construyó el estadio

Su estrategia de mercadeo ha cambiado bastante, ayudado principalmente por las nuevas figuras como Gary Sánchez y Aaron Judge, figuras resultantes de retomar el sistema de granjas para producir jugadores que desde Robinsón Canó o Bret Garner no cosechaba grandes promesas.

Obviamente estos problemas no merman el peso de un equipo que está teniendo un gran inicio de temporada y que posiblemente si continúan la constancia llenarán el estadio habitualmente, los aficionados ya están viendo en Aaron Judge el nuevo aliciente para visitar la casa de los míticos Yankees.

Fuente | The New York Times, Associated Press