Los Dodgers de los Angeles sin medias tintas rumbo a la Serie Mundial

Cuando escuchamos el nombre de Dodgers de Los Angeles nos imaginamos una de las franquicias más icónicas de todo el béisbol e incluso del deporte norteamericano. El equipo con base en una de las ciudades más importantes de Estados Unidos compone junto a Yankees, Cardenales, Cachorros, Medias Rojas y Gigantes la cúspide de las Grandes Ligas.

La temporada en curso se ha tornado como una de las mejores de toda su historia, un récord de 79-32 que los posiciona como el mejor equipo en las mayores y que según el ritmo se perfilan a ganar 100 partidos, partiendo de una de las claves que es el cuerpo de lanzadores, situándose como los primeros en efectividad con 3.07 y un porcentaje de .712% de victoria.

Alex Wood tiene récord de 13-1 y 2.33 de efectividad

Tras ver la consistencia de los lanzadores pasamos a la ofensiva, nada mejor que tener una alineación temible que respalde una buena labor monticular. Dicha ofensiva claramente representada por el novato sensación Cody Bellinger y con nombres como Justin Turner (líder bate de la Liga Nacional con .349), Yasiel Puig quien disputa una temporada al nivel esperado, Corey Seager, Yasmani Grandal y Chris Taylor.

Algunos datos de la ofensiva colectiva de los Dodgers de Los Angeles

Promedio de bateo .259 (5to)
Home runs 163 (2do)
Carreras Impulsadas 534
Carreras Anotadas 569 (3r0)
Bases por Bolas 452 (1ro)
OPS .799 (2do)
Hits 962 (10mo)

Viendo un equipo de tal magnitud y conociendo su historia se nos hace poco familiar que tienen 3 décadas sin ganar la Serie Mundial, sí tres décadas que para recordar debemos remontarnos al batazo de Kirk Gibson en 1988 para ganar a los Atléticos de Oakland.

El equipo ha sido habitual en postemporada y desde 2013 con Don Mattingly comandando el equipo buscaban posicionarse para disputar la Serie Mundial aunque siempre quedando cortos como en la etapa que el mítico Joe Torre los dirigió. Con la nómina más cara de todas las Grandes Ligas el equipo no gozó de mucha suerte debido a las lesiones que sufrieron sus principales figuras.

Para 2016 tras 3 temporadas consecutivas en playoffs pero sin lograr el preciado anillo, llega Dave Roberts para dirigir el equipo. Nuevamente las lesiones inundan al equipo (hasta 28 en la lista) con piezas fundamentales como Clayton Kershaw fuera de juego. De todos modos el equipo llegó a postemporada y se llevaron el banderín de la división con una buena labor de Corey Seager y Kenley Hansen.

En 2016 nuevamente caen, esta vez ante los Cubs en la Serie de Campeonato (2-4)

Nuevos aires, nuevos sueños

La franquicia angelina se perfila para ganar 114 juegos, lo que podría situarlos entre equipos históricos como los Yankees de 1998 (114 victorias) y los Marineros de Seattle de 2001 (116 victorias). Lo cierto es que el equipo ha corrido con buena dicha a ver jugadores como Cody Bellinger dar un salto de calidad al lineup y con la adición del estelar lanzador derecho Yu Darvish desde los Rancheros de Texas, suponen una fuerte inyección a la rotación que ya cuenta con Kershaw (lesionado) y Alex Wood, sin dejar de lado el bullpen excepcional compuesto por Kenley Jansen, Josh Field, Pedro Baez o Luis Avilan por mencionar algunos.

Los Dodgers van con todo, aunque siempre lo han hecho con una nómina alta, contrataciones importantes y desarrollo de jugadores pero ha sido insuficiente para salir de la sequía. Esta vez la directiva busca y al parecer lo están logrando, formar un super equipo, uno que sea recordado en los anales de la historia del béisbol moderno.

Los Dodgers superan con 15.5 juegos a los Rockies de Colorado que tienen récord de 64-48 en la División Oeste de la Liga Nacional

Es su temporada, su momento, la ciudad y la gran afición que los respalda espera con ansias ver al equipo seguir el curso a la Serie Mundial, pero esta vez arrasar como están haciendo en la temporada regular sin medias tintas.