Ocho lanzadores abridores marcados por las lesiones en su carrera

Recuerdas a Tim Lincecum, sí el melenudo que dominó hace algunos años la Liga Nacional con los Gigantes de San Francisco. Lincecum, un lanzador que se posicionó entre los mejores de todas las Grandes Ligas en un tramo de cuatro temporadas (2008-2011), con un pico de rendimiento que para 2012 se desmoronaba siendo incluso relegado al bullpen del equipo de la bahía.

Licecum es un claro referente de una superestrella en declive. Este serpentinero en un lapso de cinco años ganó dos premios Cy Young de forma consecutiva, llegó a ponchar a 265 bateadores en una temporada (2008) y lanzar 200 entradas o más en cuatro temporadas consecutivas.

Algunos de manera perspicaz atribuyen este bajón en el rendimiento de Licecum a su mecánica de lanzar, lo que le ocasionó lesiones en el hombro derecho y la espalda, unido a un exceso de entradas lanzadas; A sus 27 años, Lincecum ya acumulaba más de 1,000 (algo no muy habitual en el béisbol moderno). Con el paso de los años plagado de lesiones, su descontrol fue en aumento y posteriormente su velocidad perdió hasta cinco millas por hora.

Video: Lincecum sale del juego 2 de la Serie Mundial entre los Gigantes y los Reales de Kansas City

En 2016 Licecum estuvo con los Angelinos de los Angeles en los que lanzó 38.1 entradas y cosechó un récord de 2-6 con 9.16 de efectividad y un total de 23 bases por bolas otorgadas. Claramente a los 32 años el lanzador daba la sensación de que no se recuperaría y que sus años de dominio solo estaban en el recuerdo.

Hoy quiero repasar algunos lanzadores que como Licecum dominaron las Grandes Ligas pero que las lesiones le pasaron factura y nunca lograron recuperarse. Un declive en algunos casos tan prematuro que acabó con futuros inmortales.

8. José Rijo

El Dominicano está considerado como uno de los mejores lanzadores dominicanos. Brilló con los Rojos de Cincinnati en la década de 1980 y principios de los 1990, logrando un MVP de Serie Mundial (1990) y participando en el Juego de las Estrellas de 1994. A pesar de tener muchas temporadas consistentes (4 de ellas muy dominantes) las lesiones no permitieron que José Rijo cosechara mejores números en los años posteriores. Rijo perdió cuatro temporadas (1996 a 2000) cuando apenas contaba con 30 años de edad. En 2001 con 37 años regresó como relevista pero con muy poco impacto y ni sombra de lo que fue.

7. Matt Harvey (Activo)

La carrera de Matt Harvey fue muy prometedora los tres primeros años, convirtiendose en un estelar de la rotación de los Metros de Nueva York entre 2013 y 2015. En 2014 empezó su calvario con una cirugía Tommy John que le hizo perder la temporada completa pero logró regresar en 2015 al mayor nivel. Nuevamente las lesiones regresaron en 2016 mermando su participación y teniendo que someterse a otra cirugía, esta vez para tratar el síndrome de salida torácica. 2017 pasó lo mismo y tuvo que someterse a cirugía nueva vez.

6. Alex Fernández

El lanzador de origen cubano llegó a los Marlins en 1997 y tuvo récord de 17-12 con 232 entradas lanzadas, 3.59 de efectividad, pochando a 183 bateadores. Arribó al equipo de tras varias temporadas de muy alto nivel con los Medias Blancas de Chicago (campañas de hasta 18 victorias y 200 ponches) . Tras ese 1997 se lesionó perdiendo la siguiente temporada. En su regresó solo accionó por dos temporadas sin ‘nada en la bola’, terminando su carrera con apenas 30 años de edad.

5. Mark Fidrych

Este lanzador impresionó al béisbol en 1976 con 21 años. Ganó el novato del año y tuvo marca de 19-9 con efectividad de 2.34 y lo más impresionante; 24 juegos completos. Al año siguiente se apagó su brazo y tras cinco temporadas se retiro sin nada destacable fuera de su primera campaña.

4. Kerry Wood

El Kid K como apodan a Kerry Wood tuvo actuaciones memorables con los Cachorros de Chicago. En su temporada de novato en 1998 implató el récord de 20 ponches en un partido contra los Astros de Houston y se llevo el Novato del Año. Registró 200 ponches o más en cuatro de sus primeras cinco temporadas y es cuarto en ponches por cada nueve entradas lanzadas de por vida. En 2007 debido a las lesiones que acarreaba se tuvo que trasladar al bullpen para lograr mantenerse seis campañas más. Sin dudas fue un talento que como abridor no pudo prosperar a su totalidad.

3. Brandon Webb

Desde que debutó en 2003 con los Diamondback de Arizona, Brandon Webb fue un lanzador dominante. Hasta 2008 Webb lanzó más 200 entradas (236.1 en 2007) y ponchó a más de 1,000 bateadores, además un récord de 87-62, ganador del Cy Young y tres apariciones en el Juego de Estrellas. ¡Sorpresa! luego de lograr 22 triunfos en 2008, se sometió a una cirugía de hombro de la que no se recuperó y debió retirarse con 30 años de edad.

2. Johan Santana

Si vemos los números del venezolano, se perfilaban para un futuro Hall of Famer. Cinco temporadas consecutivas con más de 200 entradas lanzadas, más de 200 ponches en cinco ocaciones, 130 victorias, Premios Cy Young, Guante de Oro, Juego de Estrellas, ect… ect. Santana lo tenía todo, el zurdo fue as de la rotación de los Mellizos de Minnesota y luego de los Metros de Nueva York. En 2011 Santana no pudo jugar debido a una lesión, regresando en 2012 y nuevamente haciendo historia al lanzar el primer juego perfecto en la historia de los Metros. La pesadilla regresó nuevamente en 2013 cuando se lesionó la espalda, dejándole fuera de la temporada. Santana ha intentado regresar varias veces a la gran carpa, firmando un contrato de Liga Menor con los Orioles en 2014, luego  intentó con los Mellizos de Minnesota e incluso accionó con su antiguo equipo en el béisbol venezolano Navegantes del Magallanes, todo como parte de su recuperación. En pleno 2018 Santana se niega al retiro aunque muchos ya dan por terminada su carrera.

1. Mark Prior

Creo que la historia de Mark Prior ha sido una de las más efímeras en las Grandes Ligas. En 2003 con 21 años tuvo marca de 18-6, 211.1 entradas lanzadas, 2.43 de efectividad, 245 ponches en 30 aperturas con los Cachorros de Chicago. Al año siguiente las lesiones mermaron su actuación pero en 2005 mostró signos de recuperación con 27 salidas. Tristemente las lesiones continuación y en 2006 con apenas 25 años y cinco temporadas Mark Prior dió por terminada su carrera.


Finalmente les comparto el siguiente documental disponible en Netflix llamado Fastball en el que se explora la bola rápida de los lanzadores, indagando en su lógica y la habilidad que esto requiere a través de testimonios de distintos jugadores de béisbol y científicos.